Pisos colmena: qué son y qué posibilidades tienen

06 Sep

pisos colmenaLos pisos colmena han sido la última gran polémica inmobiliaria. Se trata de pequeños habitáculos de 3m2 con una cama, un enchufe, televisión y cargador USB. Además, el usuario del piso tendrá derecho a baño compartido, sala común, armarios y uso de una cocina con refrigerador y microondas. Estos pequeños dormitorios miden 2,2 metros de largo y 1,2 metros tanto de ancho como de alto. Estas cápsulas hechas en madera tienen un cierre acristalado opaco y cuentan con ventilación, luz y espacio de almacenaje.

Detrás de la iniciativa se encuentra la compañía Haibu 4.0, la palabra japonesa para la colmena, modelo en el que se han basado. Se trata de un paso más en la moda de las minicasas. Las plazas en estos pisos costarán entre 200 y 275 euros e incluirán limpieza, WiFi, luz, agua, gas y un servicio de asesoramiento 24 horas. De momento, se espera abrir el primer piso en Barcelona a 250€ la plaza.

Unas normas muy restrictivas

Los pisos colmena no permiten el acceso para todo el mundo. Tienen un proceso de casting que incluye un gran número de requisitos. Entre ellos, no hablar mal de la iniciativa en las redes sociales. Los inquilinos deberán tener entre 25 y 45 años y ganar más de 450€ al mes. Igualmente no podrán tener mascotas, recibir visitas o introducir drogas o productos inflamables. De ahí, también que no haya cocina de gas o vitrocerámica sino solo varios microondas.

Por último, estarán prohibidas las personas que cuenten con antecedentes penales.

Este tipo de normativa, claramente discriminatoria, solo se podrá llegar a cabo gracias a un vacío legal. Al fin y al cabo, una vivienda de estas características no podría conseguir la cédula de habitabilidad. Esto es, al menos, lo que defienden los promotores del proyecto que no han querido desvelar el mismo. Lo que si han contado son sus planes de futuro. De momento están preparando varios pisos colmena en bajos del centro de Barcelona, de entre 15 y 50 plazas.

Su idea es extenderse a otras ciudades europeas con problemas para el acceso a la vivienda como Madrid, Roma, París o Copenhague.

Los Ayuntamientos, en contra de los pisos colmena

El concejal de Vivienda de Barcelona, Josep Maria Montaner, ha declarado que este tipo de pisos nunca conseguirían la licencia. El tamaño mínimo para conseguir la cédula de habitabilidad es de 40m2. Igualmente, Montaner ha destacado que la empresa aún no ha contactado con el Ayuntamiento. Por tanto, aún no se conoce la argucia legal con la que tratarán de poder comercializar estas viviendas colmena.

Según han comentado desde Haibu 4.0, se tratará de vender la idea más como una asociación que como el alquiler de una vivienda. De esta forma, también podrán evitar los problemas que podrían suponer los condicionantes para el acceso a la misma.

El Ayuntamiento de Barcelona no ha sido el único en pronunciarse. También lo ha hecho el Ayuntamiento de Madrid, el nuevo destino potencial de Haibu. Desde el consistorio han asegurado que tampoco van a dar licencias a estas casas colmena, al no tener los requisitos mínimos de habitabilidad necesarias.

Desde la empresa, sin embargo, se encuentran confiados en que el proyecto verá la luz. Cuentan que ya tienen más de 500 solicitudes solo en Barcelona y el primer piso listo para funcionar.

Mucho más caro que vivir en el barrio de Salamanca

Con un precio de 83€/m2, los pisos colmenas no son especialmente baratos. Algunas de las críticas del proyecto han señalado que se paga un precio muy superior por m2 que vivir en las zonas más lujosas de Madrid o Barcelona. Para un alquiler, la media en el Barrio de Salamanca se sitúa en 21,11€, según el portal Idealista. Esto supone que tu espacio personal en un piso colmena es cuatro veces más caro que en una zona de lujo.

La empresa se defiende por los espacios comunes y servicios incluidos, que no entran dentro del precio estimado al no haber información al respecto. Sin embargo, teniendo en cuenta que se trata de pisos sin cocinas reales (con el gasto extra -y el perjuicio en salud- que supone comer solo platos preparados en microondas), ni ningún tipo de vistas (son locales comerciales situados en bajos sin ventanas en los habitáculos), pagar cuatro veces más que en calle Velázquez porque tener WiFi y limpieza, es bastante exagerado. También juega en su contra el amplio número de inquilinos (de 15 a 50) que podría hacer difícil tener espacio en estas zonas comunes.

De momento, solo queda esperar a la puesta en marcha y comprobar si los pisos colmena se hacen realidad o las Administraciones públicas logran paralizar la iniciativa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Templo Consulting

Login

Register

Comparar listas