Cómo vender una casa alquilada

25 Oct

cómo vender una casa alquiladaVender una casa alquilada es posible. Tener un inquilino no impide, en ningún caso, la operación de compraventa. Una vez aclarado este punto hay que señalar que esto no significa que podamos echar al inquilino porque vayamos a vender la propiedad. El arrendatario tiene una serie de derechos que no se extinguen aunque se produzca una trasmisión. Entonces ¿qué debes tener en cuenta? Los derechos de tanteo y retracto, o la capitalización de la renta anual si fuera una casa de renta antigua.

Si estás pensando en vender tu casa, esté o no alquilada en estos momentos, nosotros podemos ayudarte. Entra en nuestra web y conoce la tarifa fija de 1.950€+IVA que ofrecemos como agencia inmobiliaria sin comisión en Madrid.

Entonces, si queremos vender una casa alquilada lo más recomendable es avisar al inquilino lo antes posible. Ya que, salvo que en el contrato ponga lo contrario -y no esté inscrito en el Registro de la Propiedad– el arrendatario tendrá derecho a una adquisición preferente. Es decir, podrá comprar la vivienda de forma prioritaria si esta de se pone a la venta. Eso sí, en las mismas condiciones que cualquier otro comprador potencial.

Si el contrato de alquiler de la vivienda está inscrita en el Registro

Según la Ley de Arrendamientos Urbanos, el nuevo comprador adquiriría todos los derechos y obligaciones del antiguo propietario. Esto quiere decir que la titularidad del contrato de alquiler se traspasará al nuevo propietario, mientras el inquilino seguirá teniendo los mismos derechos que antes.

Una vez que se extinga el contrato, el nuevo propietario tiene la posibilidad de no renovarlo, ya sea para alquilarselo a otro inquilino o para mudarse a la nueva residencia. No obstante, no podrá hacerlo en mitad del contrato. Además hay que tener en cuenta que, si no se avisa de la finalización del contrato, este se renovará de forma automática. Anteriormente se renovaba por un periodo de tres años, pero tras la última reforma del Ejecutivo, este plazo se amplió hasta cinco años.

Si el contrato de alquiler de la vivienda no está inscrita en el Registro

En esta situación se puede añadir una cláusula en la que se especifique la renuncia a la adquisición preferente. En cuyo caso el vendedor puede vender sin ninguna complicación, aunque si debe avisar al inquilino con 30 días de antelación. Dentro del cual tendrá que abandonar el inmueble.

Si esta cláusula no existe, el inquilino tiene derecho a retracto. Esto significa que puede comprar el piso al mismo precio que el casero haya cerrado con el otro comprador. Eso sí, este derecho solo puede ejercerse durante un plazo de 30 días.

Si el contrato es inferior a los cinco años (hoy se puede hacer con un mínimo de seis meses), hay que comunicar la venta antes de que termine ese periodo. De lo contrario también se renovará por cinco años más.

De todas formas, aunque se renueve el contrato eso no significa que la propiedad no se pueda vender, sino que habrá que realizarlo con el inquilino dentro. Esta opción es muy atractiva para aquellos compradores que buscan invertir en vivienda, ya que se aseguran unos ingresos mensuales determinados sin tener que buscar un nuevo arrendatario. En muchas ocasiones con la renta del alquiler se aseguran el pago de la hipoteca, en caso de necesitarla.

En Templo Consulting vendemos tu casa por 1950€ + IVA y nos encargamos de todos los trámites y gestiones. ¡Consulta por tu inmueble sin compromiso!

Al hacer clic en "Enviar" aceptas las condiciones de nuestra Política de Protección de Datos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TE ASESORAMOS SIN COMPROMISO:

¡Enviado!

Síguenos

RECIBE NUESTROS ARTÍCULOS EN TU EMAIL

Login

Register

Comparar listas