¿Cómo vender un proindiviso?

23 Abr

vender un proindiviso

Un familiar muere y heredamos un inmueble que hay que repartirlo en 4 partes iguales, es decir, a cada heredero le correspondería el 25% de ese inmueble, pero ¿cómo establecer qué parte le corresponde a cada uno? No se puede dividir la vivienda en 4 partes, ya que este bien no es divisible. Estas partes son consideradas como proindiviso. Estos casos se dan cuando un inmueble pertenece a varios propietarios en común, sin que ninguno de estos tenga el pleno dominio del inmueble. Entonces ¿cómo puedo vender un proindiviso?

 

¿Qué es un proindiviso?

Como hemos mencionado antes, un proindiviso es una propiedad que pertenece a dos o más personas. Un derecho proindiviso de un bien inmueble se genera tras:

  • El fallecimiento de algún familiar que deja en herencia su vivienda a varios herederos.
  • Un divorcio de los propietarios tanto si éstos compran la casa a medias en régimen de separación de bienes como si la compran conjuntamente en régimen de bienes gananciales.
  • Una donación de un piso a varios propietarios.

Un detalle a tener en cuenta es que no existe derecho proindiviso hasta que no se disponga del título inscribible en el Registro de la Propiedad. Para ello, en el caso de tratarse de una herencia, esta ha de ser adjudicada en los porcentajes correspondientes a cada heredero y haber sido aceptada. Con este trámite los herederos se convierten en propietarios del inmueble. En el caso de un divorcio dependerá de si se casaron en bienes gananciales o separación de bienes.

 

¿Cómo puedo vender un proindiviso?

Hay que señalar que según el artículo 400 del Código Civil: “Ningún copropietario estará obligado a permanecer en la comunidad. Cada uno de ellos podrá pedir en cualquier tiempo que se divida la cosa común”. Es decir, si queremos vender un proindiviso estamos en nuestro derecho. ¿Qué procedimientos son necesarios? Lo podemos hacer mediante tres vías:

 

A través de una notaría

Es el procedimiento más común, económico y menos perjudicial para las partes. En el caso de que todos los propietarios se pongan de acuerdo con la venta del inmueble, se formaliza el acuerdo a través de una escritura pública y se reparten las ganancias según el porcentaje que le corresponda a cada uno. Si estamos ante un caso de divorcio, lo más conveniente sería la extinción de un condominio. A través de este trámite se anula el régimen de copropiedad y la vivienda pasa a ser propiedad de una de las partes. Es una de las formas de mantener la casa tras un divorcio.

En el caso de no llegar a un acuerdo, se pasaría a la vía judicial o subasta pública.

 

Juicio

Al no existir un acuerdo entre las partes o si este es perjudicial para una de ellas, la siguiente vía es la judicial. Esta vía es mucho más costosa y con un mayor coste económico. En estos casos será un juez quien decida cuál es la solución más factible e incluso nombrar a un administrador.

 

Subasta pública

El último punto es la subasta pública. Si no hay acuerdo entre las partes, se pasa a la vía judicial y un juez quien dictamina que el inmueble ha de ser liquidado en subasta pública. Una vez vendida la vivienda las ganancias ser repartirán en según el porcentaje que le corresponda a cada propietario.

 

 

Si necesitas vender un proindiviso en Templo Consulting podemos ayudarte con todas las gestiones necesarias. ¡Llámanos sin compromiso!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Register

Comparar listas