¿Qué es un poder notarial y cuándo se utiliza?

06 Nov

poder notarialPor norma general, en las transacciones de una compraventa, ambas partes están en pleno uso de sus facultades o se encuentran presentes en el momento de la firma. Si se diera el caso de que una de las partes estuviera incapacitada o no pudiera asistir, será necesario presentar un poder notarial para vender la casa o comprarla. Con este documento podemos actuar en nombre de la persona como su representante legal en determinados actos. En este artículo, queremos explicar cómo funciona un poder notarial para vender una casa.

¿Qué es un poder notarial?

Se trata de un documento público firmado ante notario. Este documento, permite a una persona física o jurídica, denominada poderdante, otorgar poderes de representación a otra persona, apoderado, para actuar en su nombre en determinados actos jurídicos. El apoderado deberá presentar la copia autorizada para poder actuar en nombre del poderdante. Otra de las ventajas, es que el notario del poderdante, puede mandar toda la documentación solicitada al notario donde se va a realizar la firma de la compraventa.

Gracias a este documento, el vendedor no tendrá que desplazarse si reside en otra comunidad. En el caso de estar en otro país, el vendedor deberá acudir al Consulado del país donde resida. En este caso, el Cónsul hará las funciones de notario y le mandará la documentación necesaria al apoderado.

El poder notarial tiene carácter unilateral. No es necesaria la autorización de la persona a la que se le va a otorgar el poder en el momento de la firma.

¿Quiénes pueden solicitarlo?

Cualquier persona mayor de edad que esté en pleno uso de sus facultades mentales puede otorgar un poder a la persona que él designe. Solo necesita acudir a un notario con su DNI. Este trámite tiene un coste aproximado de unos 50€. Por otro lado, el poder notarial se puede anular por parte del poderdante en cualquier momento.

En el caso de que la persona esté incapacitada, será necesario presentar una serie de informes médicos que demuestren su incapacidad y que la persona a la que se le va a entregar el poder es su tutor legal o representante. Ocurre lo mismo si queremos vender la casa de una persona incapacitada. Este procedimiento requiere presentar un mayor número de informes e invertir más tiempo y dinero. Por eso, para evitar todos estos trámites, es recomendable otorgar el poder notarial cuando el poderdante esté en pleno uso de sus facultades.

¿Qué tipo de poderes notariales existen?

Dependiendo de su función podemos encontrar distintos tipos de poderes:

Generales. Por este poder, el poderdante otorga permiso al apoderado para actuar en su nombre en todos o en todos o en determinados ámbitos legales, los cuales deben quedar establecidos en el documento. Estos poderes se dividen a su vez en:

  • Poder general. El apoderado dispone de amplias facultades, en las que se incluye la disposición sobre todo el patrimonio del poderdante. Se incluye además la compraventa de inmuebles y su correspondiente hipoteca.
  • Poder para pleitos. Se solicita a un abogado o un procurador que acuda a un pleito en nombre de otra persona.
  • Para administrar bienes. El apoderado tiene poder para gestionar el patrimonio del poderdante. A diferencia del poder general, en este quedan excluidos los actos de disposición, como son la compraventa de inmuebles y su hipoteca.

Especiales. En estos casos se otorga el poder notarial al apoderado para un acto jurídico en concreto, compraventa de un inmueble, realizar una transferencia, recoger o presentar documentos, etc. La validez de este poder finalizará una vez se realice el acto jurídico establecido.

Poder notarial para vender una casa

Para poder otorgar un poder notarial a otra persona en la compraventa de un inmueble será necesario hacerlo en escritura pública ante notario, de otra manera perdería validez. Lo que tiene que tener en cuenta el poderdante es que en el contrato debe quedar establecido las pautas que ha de seguir el apoderado, de esta forma se limita su poder y se asegura que realice lo que está escrito. De otra manera se podría considerar un abuso de poder.

Además, el vendedor podrá establecer la forma de pago. Lo normal en estos casos, es que se haga una OMF al número de cuenta del vendedor. Se trata de un trámite seguro y no es necesario administrar el dinero. El día de la firma, el apoderado deberá presentar este poder notarial junto al resto de documentos que debemos presentar en una compraventa.

Por otra parte, el vendedor también puede establecer en el poder notarial que el apoderado realice algunos trámites de la compraventa, como por ejemplo, el pago de la plusvalía municipal.

 

Si necesitas ayuda con los trámites y quieres vender tu casa no dudes en contactar con Templo Consulting, nos encargamos de todas las gestiones para que no tengas que preocuparte por nada. Además, contamos con más de 7 años de experiencia en el sector inmobiliario. La confianza de nuestros clientes nos avala. En este enlace puedes consultar lo que opinan otros usuarios sobre nosotros.

¡Pregunta sin compromiso!

Al hacer clic en "Enviar" aceptas las condiciones de nuestra Política de Protección de Datos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TE ASESORAMOS SIN COMPROMISO:

Al hacer clic en "Enviar" aceptas las condiciones de nuestra Política de Protección de Datos.

Síguenos

RECIBE NUESTROS ARTÍCULOS EN TU EMAIL

Login

Register

Comparar listas