¿Qué casa me puedo permitir?

06 Nov

qué casa me puedo permitirResponder a la pregunta de qué casa me puedo permitir es lo primero que tenemos que hacer antes de enfrentarnos a un proceso de búsqueda. Atinar con nuestro margen de precios nos ayudará a no hacernos ilusiones con viviendas que luego queden lejos de nuestro alcance.

A continuación, repasamos los diferentes pasos que debemos realizar antes de comenzar la búsqueda.

Calcular los ahorros

Saber cuánto dinero tenemos ahorrado es un paso fundamental. No se puede comprar una vivienda sin unos ahorros mínimos. A lo largo del proceso de compra nos encontraremos con una serie de gastos que tendremos que poner de nuestro bolsillo.

En caso de tener suficiente liquidez para comprar una vivienda al contado, todo estaría hecho. Sabemos lo que tenemos y lo que nos podemos gastar, dejando un margen para los gastos de notaría e inscripción de la vivienda en el Registro de la Propiedad. Lo que paguemos en el contrato de arras no supone ningún problema, ya que se descuenta del precio final.

Si vamos a pedir una hipoteca, también necesitaremos tener claros nuestros ahorros. La mayor parte de los bancos solo dan entre un 70% y un 80% de la financiación. Habrá que hablar con financieras independientes -y pagar un interés mucho mayor- para conseguir un 100%, así como cumplir unos requisitos determinados.

Por ello, el primer paso es saber cuánto nos podemos gastar o que aportación inicial podemos pagar para pedir una hipoteca.

En Templo Consulting contamos con convenios de colaboración con diferentes entidades bancarias y financieras, por lo que podemos ayudarte a encontrar financiación para comprar una casa.

Calcular los impuestos

Además, tenemos que calcular los impuestos. En caso de ser una vivienda de segunda mano, tendremos que pagar el ITP. En el anterior enlace, está desglosado las diferentes bonificaciones e importes por comunidades autónomas.

Si es una vivienda de obra nueva, tendremos que pagar el IVA (10% de forma general y 4% para vivienda protegida) y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) que varía por comunidades autónomas entre el 0,5 y el 1%.

Hay que tener en cuenta que estos porcentajes se pagan aparte del precio del piso. Así que, por ejemplo, si queremos un piso nuevo de 200.000€, tenemos que tener en cuenta que pagaremos 21.000€ adicionales de IVA + IAJD.

Comprobar los honorarios de la inmobiliaria

Si la vivienda que vamos a adquirir la comercializa una inmobiliaria, hay que comprobar si debemos pagarle comisión. En ciudades como Madrid o Barcelona es habitual que las inmobiliarias cobren un 3% adicional al comprador. Por tanto, también tendremos que sumar ese porcentaje sobre el precio de venta final.

Aquí tienes los detalles de cómo funciona una inmobiliaria para vendedor y comprador.

En definitiva, tenemos que tener en cuenta que el precio máximo de la vivienda que vamos a comprar debe ser de alrededor del 85-90% de lo que habíamos pensado en un principio cuando calculamos nuestros ahorros o la financiación que el banco nos iba a dar. De esta forma, tendremos el dinero adicional para pagar los impuestos.

Otra opción es pedir un préstamo personal adicional para hacer frente a este pago, aunque nos supondría un mayor endeudamiento.

Requisitos habituales para conseguir financiación

A la hora de responder a la pregunta de qué casa me puedo permitir, también hay que tener en cuenta la cuota hipotecaria. Los expertos recomiendan que no supere entre el 30% y el 35%. Por ello, a la hora de calcular cuánta cuota podemos pagar o que cuantía podemos pagar, debemos tener en cuenta este porcentaje.

En este sentido también conviene tener en cuenta los precios del IBI y de la comunidad, ya que acostumbrados a vivir de alquiler, no se suelen sumar a los gastos de financiar la compra de una casa.

Lo más importante para que un banco se decida a darnos dicha financiación es la estabilidad. Tras la crisis económica, pocas entidades bancarias se atreverán a financiar a personas que no tengan un contrato indefinido. De hecho, ni siquiera el contrato indefinido es garantía de éxito, también se mira la antigüedad.

Si llevamos años en un mismo trabajo con contrato indefinido y unos ingresos estables, será muy fácil que el banco se decida a financiarnos. Eso sí, siempre y cuando estemos hablando de un 70-80% del precio de la vivienda y la cuota no nos suponga la mayor parte de nuestro sueldo.

Si somos autónomos o encadenamos contratos temporales, sin embargo, será bastante complicado. Esto no quiere decir que sea imposible, pero probablemente sea mejor consultar con bancos y financieras antes de comenzar la búsqueda de la vivienda. Si no nos van a financiar, no tiene sentido perder el tiempo en buscar la misma.

Cómo realizar el proceso de búsqueda

Una vez que sabemos el dinero que nos podemos gastar en la vivienda, toca decidir cómo la queremos. Tener unos criterios claros nos ayudará a encontrarla más rápidamente. Zonas interesantes, número de habitantes, tipología de inmueble, si queremos garaje, piscina o alguna planta en concreto, etc…

A continuación, podemos buscar en portales inmobiliarios como Idealista y Fotocasa. Todas las inmobiliarias suben sus inmuebles a alguno de estos dos portales. Allí podemos filtrar con las características que nos interesan y ver qué hay en el mercado. Igualmente podemos ver pisos de precios ligeramente superiores ya que como compradores podemos hacer ofertas por debajo del precio de publicación.

Es muy habitual de hecho que los pisos se vendan más baratos de lo que se anuncian. Aun así, también hay casos en los que los precios no son negociables. En ese caso, mejor no perder el tiempo haciendo una visita.

Por último, si tenemos muy claro que queremos una vivienda en una determinada zona, podemos recorrerla y preguntar en las inmobiliarias del barrio. En Templo Consulting, por ejemplo, tenemos una base de datos de clientes interesados y los pisos con mayor demanda no se llegan a publicar online. Directamente, se llama a esta base de datos y se venden con los clientes interesados.

Igualmente, hay que señalar que encontrar nuestra casa de los sueños no es un proceso fácil o rápido. Se pueden tardar meses en encontrar la casa que necesitamos. No pasa nada, es importante tener paciencia y no comprar con impulsividad. La casa que compremos irá con nosotros toda la vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Templo Consulting

Login

Register

Comparar listas